Nuevo Aeropuerto de la CDMX comienza a tomar forma


El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) comenzó a tomar forma; con un nivel de desarrollo importante en los cimientos y el montaje de sus estructuras principales.

Los responsables de la obra reportan avances de hasta 60% en la construcción de sus dos primeras pistas paralelas –de seis programadas–; que deberán entregarse a finales de este año.  

Mientras que los cimientos, los sistemas antisismos de la torre de control y los primeros soportes del edificio terminal ya fueron instalados; en espera de los techos tridimensionales, paredes y pisos por dónde transitarán 70 millones  de pasajeros anuales, a partir de 2020.

El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) informó que el Nuevo Aeropuerto requerirá de una inversión total de 186 mil millones de pesos; de los cuales 70% provendrá de capitales privados y 30% de recursos públicos.

Aunque el impacto económico real del proyecto alcanza hasta 3% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional; que se perdería en caso de que la construcción fuera cancelada por motivos político-electorales.

Fases de construcción del Nuevo Aeropuerto
En la primera fase de construcción del Nuevo Aeropuerto se contempla la puesta en marcha de un edificio terminal de 743 mil metros cuadrados; con una longitud –de punta a punta– de un kilómetro y medio; semejante a la distancia entre las glorietas de La Palma y La Diana,  ubicadas en el Paseo de la Reforma de la capital mexicana. 

Dicha estructura contará con 96 puertas de contacto; 68 posiciones remotas y tres pistas paralelas; que operarán simultáneamente y permitirán efectuar hasta 550 mil vuelos por año.

Además se tiene contemplado la operación de un centro de transporte; donde habrá 15 mil cajones de estacionamiento y las nuevas terminales de transporte público del Metro, el Mexibus y el tren rápido de Toluca.  

Para la segunda fase, el Nuevo Aeropuerto alcanzará una capacidad máxima de 120 millones de pasajeros anuales; y el funcionamiento de las seis pistas programadas.

Estas últimas permitirán hasta tres operaciones simultáneas de despegue y aterrizaje, cada dos minutos; un gran avance respecto al actual aeropuerto capitalino donde sólo se realiza un solo movimiento.

Torre de control resistente a sismos como el de 85

Francisco Sánchez, residente del proyecto Torre de Control, explicó que dicha estructura esta diseñada para resistir sismos como el registrado el 19 de septiembre de 1985, en la Ciudad de México.

¿Cómo funciona este sistema?

–La torre de control cuenta con 12 aisladores sísmicos, cuya función es absorber la energía provocada por el movimiento de la tierra y desplazar la obra hasta 1.40 metros; con la finalidad de preservar su estructura.

¿Cuál es la magnitud máxima que puede soportar el sistema?

– Los aisladores se fabricaron en San Francisco, Estados Unidos. Durante las pruebas de control de calidad los sistemas fueron sometidos a la fuerza que provocaría un sismo como el ocurrido en 1985. Y la buena noticia es que los aisladores apenas se movieron un metro.

Pista 2 entra a la última fase de construcción
Enrique Romero, residente de la Pista 2 del GACM, explicó que la pista número 2 abarca un polígono de 422 hectáreas; distribuidas en una superficie de cinco kilómetros de longitud y 60 metros de ancho.

¿Cómo se construye una pista?

– Primero se consolida el terreno; el cual fue parte del extinto Lago de Texcoco. Después se colocan cuatro capas de tezontle, de dos metros y se extienden cuatro capas de basalto que compactan el área y permiten extraer el agua freática.

¿Después qué sigue?

– El procedimiento permite acelerar y conocer el hundimiento que tendrá el suelo en los próximos 15 años; después se nivela el terreno y se coloca el drenaje, el sistema de alumbrado y el pavimento.

Con esta técnica, el periodo de mantenimiento se alarga a ocho años, cuando en las pistas del actual aeropuerto dicha tarea se hace cada dos.

Fuente: publimetro.com.mx

Comparte esta nota: